AIDA, ¿el copiloto del futuro?

Imprimir
Volkswagen of America y Audi, en colaboración con desarrolladores del Massachusetts Institute of Technology, están desarrollando el que podría ser el copiloto del futuro. Se llama AIDA (agente de conducción afectivo inteligente), que viene a ser una versión más avanzada del Clippy del Office aplicado a coches. 

 

 

Este robot, integrado en el salpicadero, será capaz de expresar emociones al conductor y avisarle. Por ejemplo, podrá sentirse triste si llevamos conduciendo horas del tirón, o avisarnos de que llevamos poco combustible, que vamos camino de un atasco, lo que queda para completar un viaje, etc.

 

 

Además, AIDA será capaz de leer el estado de ánimo del conductor fijándose en su expresión facial, para mejorar la entrega de información. Su parte estrictamente informática será muy útil, ya que se coordinará con el GPS, sistemas de seguridad del coche e información de tráfico para evitar atascos o sugerir rutas alternativas.

El sistema también es capaz de aprender solo, identificando lugares habituales como casa, trabajo, un centro comercial, etc. Toda esta información le ayudará a hacer mejor su trabajo y dar las mejores indicaciones. Por si fuera poco también se fija en la forma de conducir, y analiza si puede mejorarse.

Este copiloto cibernético hay cosas que no puede hacer, como convencerte de algo o decirte “¿vas a permitir que te adelante ese?”.

Como personas anticuadas podemos pensar que va a servir sólo para dar el coñazo, distraernos o molestarnos como a veces hacen las voces del GPS.AIDA no interviene en el coche, es decir, no hará de ESP ni impide que conduzcamos borrachos y demás. Es una evolución lógica dentro de la unión de informática y automóvil. De momento es una investigación pero no le echo más de unos pocos años antes de estar disponible, ya sea en forma “robótica” o algo más clásico como una pantallita.