“Pregúntenle a Ford"

Yo, como Volkswagen, digo que no está definido”. Con estas palabras, el ejecutivo argentino Pablo Di Si, presidente de VW Latinoamérica, desató la primera crisis en la flamante alianza entre VW y Ford. Durante una conferencia de prensa en Buenos Aires, Di Si puso en duda que Ford vaya a desarrollar y fabricar la próxima generación de la Amarok.

 Las declaraciones de Di Si pusieron en duda el anuncio realizado por su propio jefe, Herbert Diess, CEO global del Grupo VW, junto a Jim Hackett, CEO de Ford. Allí se anunció que Ford será la responsable de las pick-ups medianas de la alianza, mientras que VW aportará su conocimiento en el campo de las cityvans.

 

El anuncio fue realizado en el Salón de Detroit. Estuvo respaldado con un comunicado oficial firmado por Diess y Hacket y una conferencia de prensa de los máximos directivos de Ford en Sudamérica.

 VW Latinoamérica, hasta el momento, había guardado silencio. Ni siquiera había enviado el comunicado conjunto entre los dos CEOs globales. Ese silencio se rompió, cuando Pablo Di Si recibió a periodistas de los diarios Clarín y Ámbito Financiero.