Oshkosh JLTV: el sucesor del Humvee para el ejército americano

Imprimir

 

El Oshkosh JLTV es el sucesor del Humvee para el ejército americano, una auténtica bestia de combate que adapta todas las últimas novedades de la industria para facilitar que los cuerpos militares estadounidenses puedan hacer frente al enemigo de forma más eficiente.

 

Desde la década de los 90, el Humvee, o lo que es lo mismo, la versión más radical del Hummer, ha servido como vehículo militar en el ejército estadounidense.

 

Sin embargo, con el fin de desarrollar un tipo de vehículo que se adapte a las nuevas necesidades y que sea más seguro, el Gobierno encargó el diseño y fabricación de un sucesor digno para el mítico Humvee. Nace con ello el Oshkosh JLTV.

 

El nuevo Join Light Tactical Vehicle (JLTV) es un vehículo más radical que el Hummer debido a su tamaño más grande, la armadura más gruesa y sus ventanas más pequeñas.

 

El Humvee original carecía de la cantidad necesaria de protección para manejar el despliegue militar moderno, por lo que a su sucesor se le ha añadido todo lo necesario, aunque ha supuesto la reducción de la carga útil del vehículo y de su capacidad off-road.


Sin embargo, Oshkosh Defense, la compañía que lo ha creado, ha diseñado el JLTV para hacer frente a los desafíos del combate moderno. Por ejemplo, la carrocería mitiga la explosión de minas y otros artefactos explosivos, equipa una suspensión TAK-4i ajustable con un recorrido de 50 cm y equipa un motor V8 Duramax turbodiésel de 6.6 litros procedente de General Motors, el cual genera 445 CV de potencia en el Chevrolet Silverado 2500HD, aunque en el JLTV se ha reducido hasta los 340 CV para aumentar su fiabilidad. Con todo, el camión militar registra un peso de alrededor de 10.000 kilogramos.