Mazda CX-3 – Nuevo rival para la Ecosport

Imprimir
PDF

 

Arrancamos con la cobertura a pie del salón desde Los Ángeles, y lo hacemos con un coche que, a buen seguro, vamos a ver mucho en las calles en los próximos meses.

 

Se llama CX-3, y es la apuesta de Mazda por un crossover pensado para el segmento B, pero que a efectos prácticos, y como le sucede al Fiat 500X, jugará casi entre dos aguas entre el citado B y el segmento C, intentando ofrecer una alternativa a los Juke, 2008, Captur y compañía, pero también a los Qashqai y demás, sin llegar a ocupar el tamaño de su hermano mayor, el CX-5.

 

Estéticamente sigue con la tendencia que Mazda ha tomado con todos los modelos nacidos bajo el parangón SkyActiv, empleando no sólo el mismo lenguaje de diseño, sino siendo una reinterpretación a escala del CX-5, con muchos elementos tomados también del recién lanzado Mazda2, con el que también comparte el salpicadero, prácticamente inalterado.

 

Por fuera, las dos únicas claves algo diferentes que le vemos respecto a sus hermanos son el pilar D mimetizado con las lunas hasta prácticamente desaparecer, para dar una sensación de techo flotante en esa zona, y la marcada línea parabólica de estilo que, naciendo en la aleta delantera, llega en este caso hasta el paso de rueda trasero.