Los coches que conducen solos miran por algo más que tu comodidad: el medioambiente.

Imprimir
PDF

 

La tecnología siempre ha estado presente en los coches pero en los últimos años ha cogido más protagonismo debido a las metas y objetivos que se están planteando los fabricantes: crear vehículos más seguros, mejorar el consumo de combustible y aprovechar mejor los viajes para optimizar recursos. Un buen ejemplo que de estas tres variables combinadas serían los coches que se conducen solos, aunque no es el único caso.
Digital Energy Solutions ha lanzado un informe hablando sobre las tendencias de la tecnología para el coche poniendo sus miras en los sistemas de conducción automática. No solo son para que vayamos cómodo, también será una forma de ahorrar en consumo y también fomentará una conducción más segura.
Hacia una conducción más eficiente
Uno de los puntos principales del estudio lo encontramos en todo lo relacionado con los sistemas de conducción automáticos. Desde propuestas como la de Google a otras más híbridas como los sistemas de conducción cooperativa donde se controla la velocidad y la distancia con el resto de coches para ir por la ruta más óptima.
Según Digital Energy Solutions se ahorrará en diez años sería de 110 millones de barriles de petróleo y dejar de emitir 20 millones de toneladas de CO2. Por otro lado tenemos los sistemas de eco navegación que se encargan de limitar la velocidad y potencia del coche en función de nuestro viaje para optimizar los recursos y consumir lo menos posible.
En tercer lugar tenemos todo lo relacionado con las señales de tráfico inteligentes. Aquellas que cambian en función del estado del tráfico para evitar atascos y un uso óptimo de las vías. Hace poco vimos en Xataka un ejemplo de cómo se empezaba a utilizar en algunos sitios para distribuir los coches y evitar que se concentraran en puntos en concretos.

 

Personalmente creo que el estudio tiene algunas lagunas en el planteamiento al pensar que la tecnología en sí será quien determine el cambio. Hay más factores a tener en cuenta como la disposición a implementarlo, los costes que tendrá y los problemas asociados de llevar este ambicioso plan a cabo.
Es interesante, eso sí, que se debata sobre la utilización de los sistemas de conducción como una vía no solo para evitar conducir sino también para hacerlo de forma más segura y eficiente. Suena bien, pero como cuando se debate sobre todo lo relacionado con las ciudades inteligentes, no parece muy claro que sean modelos que se puedan aplicar fácilmente a las urbes actuales.

Clínicas de conducción 4x4

Servicios para empresas

Salidas de Pesca

Canal de Video