Cuando Argentina dejó de manejar por la izquierda

Imprimir
PDF

A raíz de la llegada de Top Gear a la Argentina para filmar su especial de Navidad de cada año por la Patagonia, fueron muchas las inquietudes respecto de la ubicación del volante de los autos que el trío de la BBC utilizará por nuestras rutas.

 

Esta mañana me encontré con un artículo del historiador Daniel Balmaceda, haciendo referencia a este tema en el diario La Nación, y se me ocurrió repasar un poco el tema.
Seguramente mucho sepan la historia, pero en nuestro país hasta 1945 se manejaba a la inglesa. Es decir, por la izquierda.
Pero para contar esto no hay nadie mejor que el periodista, escritor e investigador Federico Kirbus. Según uno de sus textos, la historia ocurrió de la siguiente manera:
Para poner orden en el caótico tráfico callejero de la ciudad de Buenos Aires, por Ordenanza Municipal del 4 de abril de 1872 se dispuso que “los carruajes deberán siempre marchar por la derecha de la calle”.
Pero por entonces ya habían avanzado los ferrocarriles, que circulaban todos por la vía izquierda, excepto el de Casa Amarilla al Puerto de Ensenada construido por el ingeniero William Wheelwright, oriundo de EE. UU., país donde desde la Independencia se avanzaba por la derecha.

 

En vista de ello, o sea por la predominancia de la costumbre inglesa, el intendente Francisco Seeber reguló el 17 de mayo de 1889 que el tránsito debía desarrollarse por la mano izquierda, disposición confirmada por otra del 16 de julio de 1897.
Pero entretanto se afianzó en Latinoamérica la circulación por la derecha dada la fuerza y la influencia que en este sentido ejercían los Estados Unidos. Por ello también en la Argentina comenzó un movimiento para el cambio hacia la derecha.
Se envió al ingeniero Nicanor Alurralde a EE. UU. para estudiar las condiciones y la señalización, en tanto el Automóvil Club Argentino inició una campaña preparatoria que culminó en la propuesta de un cambio para el 5 de octubre de 1944 (Día del Camino).
Empero la medida se efectivizó recién el domingo 10 de junio de 1945, a las 6 a.m. también en coincidencia de una fecha en cierto modo histórica (fundación de la actual Buenos Aires, el 11 de junio de 1580, por Garay).
Debe señalarse que la motivación para que las autoridades acelerasen el trámite fue la inminente habilitación del puente Uruguaiana-Paso de los Libres prevista para el 12 de octubre (Día de las Américas).
Puesto que en Brasil se marchaba por la derecha, hubiese sido necesario un engorroso enlace en las cabeceras del puente para que los vehículos cambiaran de mano. De modo que el cambio se adelantaba cuatro meses a la habilitación de dicha unión sobre el río Uruguay.

 

La Argentina y Uruguay eran a la sazón los últimos dos de los entonces 22 estados americanos donde el tránsito se movía por la mano izquierda.
Hecho el cambio en Argentina (donde la modificación se limitó a la circulación vial, no así para los ferrocarriles ni a los subterráneos), quedaba Uruguay como único territorio donde se seguía por la izquierda.
Se dispuso en la ROU la medida de cambio para el 2 de septiembre de 1945 a las 4 a.m., prohibiéndose para las primeras semanas una velocidad mayor a 30 km/h en las ciudades, 40 km/h en las áreas suburbanas y de 50 km/h en zonas rurales, o sea carreteras.
En la Argentina aún se conservan dos lugares donde se sigue manejando por la izquierda: Las Islas Malvinas y el perímetro interno de la mina de Bajo la Alumbrera

 

 

Artículo del diario La Nación

Cuándo dejamos de manejar a la inglesa
La popularidad en tiempos de los próceres
Por Daniel Balmaceda
En abril de 1944 se debatía qué ocurriría cuando se terminara el puente que unía Paso de los Libres con Uruguayana (Brasil). Porque nuestros vecinos manejaban conservando la derecha, pero nosotros lo hacíamos al revés, es decir, a la inglesa.
El ministro de Obras Públicas del presidente Farrel, Juan Pistarini, firmó el decreto que establecía que el domingo 10 de junio de 1945 todos los autos del país debían modificar su sentido de marcha. Se determinó que la primera semana se manejaría a menor velocidad. La campaña se inició de inmediato. Se imprimieron calcomanías que debían pegarse en los vidrios de los autos. Las flechas indicaban por dónde debían ser pasados: por la izquierda.

 

 Los folletos con consejos buscaban resolver las situaciones de incertidumbre -por ejemplo, en una bocacalle- con frases como: Piense que si usted es una persona serena, el otro conductor puede ser un novicio de temperamento nervioso y perder el control en momento de peligro. Otro de los consejos era: Si se encuentra de frente con otro coche que no tiene en cuenta el cambio de mano, usted debe detener su vehículo y hacer al otro conductor las indicaciones necesarias. ¿Habrán nacido allí los gestos que aún hacemos desde nuestros autos, para demostrar unos a otros y otros a unos que están o estamos equivocados?
Como medida complementaria se modificó el sentido de circulación de muchísimas calles. Brigadas del Touring Club Argentino y del Automóvil Club Argentino salieron con escaleras y martillos a estampar carteles viales. Se dieron vuelta 280 señales y se adhirieron a las esquinas 6500 flechas indicadoras del sentido de la circulación. Se acordó que los trenes y subtes no cambiarían de mano para no sumar más confusiones.
En mayo se realizó un simulacro de cambio de mano en Corrientes y 9 de Julio. Durante un día entero se podía dar vueltas alrededor del Obelisco en el sentido contrario al que estaban acostumbrados. La gente se paraba en la Plaza de la República para ver el espectáculo del giro a la izquierda.
Además de la constante publicidad oficial, las empresas hicieron su aporte. Cinzano publicó un aviso en los matutinos: Hoy cambie de mano, y siga tomando vermouth Cinzano. La joyería Escasany mostraba un reloj de pulsera con correa de cuero que pasaba a la mano derecha. Su eslogan alusivo fue: Hoy, cambio de mano. Verifique la velocidad de su coche con cronógrafos de Casa Escasany. Otro aviso: Tome su derecha y tome Geniol. El de pinturerías Alba: Desde el Alba del 10 de junio, todo el país cambiará de mano. La única mano que se conserva es la mano de pinturas Alba.
A las 5.55 del domingo 6 de junio de 1945, un ejército de policías hacía sonar sus silbatos y les indicaba a los automovilistas que lentamente se pasaran de carril o giraran el vehículo -por el cambio de sentido de más de 100 calles-, y aguardaran frenados cinco minutitos. A las 6, la Argentina ingresó al Primer Mundo de la circulación. Fue el fin del manejo a la inglesa.



El mundo según el lado en que se maneja. En rojo por la derecha, en azul por la izquierda.
 

Clínicas de conducción 4x4

Servicios para empresas

Salidas de Pesca

Canal de Video