La Argentina es líder en el uso de ESP en la región

Imprimir
PDF

 

El control de estabilidad, un dispositivo de seguridad activa que permite mantener el dominio sobre el auto ante maniobras imprevistas o peligrosas, tiene en la Argentina al país de América Latina donde más se difundió su uso.
El 8% de los autos patentados en nuestro país cada año vienen equipados con este sistema, también conocido como ESP. El segundo lugar lo ocupa Brasil, con el 7% de penetración.
Las estadísticas fueron confirmadas por Fernando Díaz, responsable de Ventas de Equipo Original de Bosch en la Argentina, marca que inventó el ESP.
Hasta hace poco, el ESP era un dispositivo que se encontraba sólo en los autos más caros, pero en el último año comenzó a ofrecerse de serie en modelos más accesibles, como el Fiat 500, el Kia Picanto y el Ford Fiesta Kinetic Design. Además, la Mercedes-Benz Sprinter se convirtió este año en el primer vehículo de fabricación nacional en equipar ESP en todas sus versiones.
Las Naciones Unidas difundió hace dos años un comunicado oficial donde alentó a los países de todo el mundo a acelerar la difusión del ESP en el mercado automotor, debido a su comprobada eficiencia para reducir los índices de accidentes viales.
El ESP actúa sobre los frenos de las ruedas y a veces también sobre la entrega de potencia del motor, para corregir maniobras imprevistas o peligrosas, de manera que el conductor nunca pierda el control del vehículo, incluso sobre superficies deslizantes.
La instalación del ESP de serie es obligatoria en los autos vendidos en Estados Unidos desde el 2012 y lo será también en la Unión Europea, a partir del 2014.
 

Clínicas de conducción 4x4

Servicios para empresas

Salidas de Pesca

Canal de Video