Amortiguadores de ‘plástico’ en Audi

Imprimir
PDF

 

Audi está trabajando en un nuevo resorte para la amortiguación que mejora en ciertas características a los convencionales, de acero, pero que, sobre todo trae el beneficio de un ahorro de peso del 40% en este componente. En un Audi A4, esto significa una reducción de algo más de 1 kg por espiral, pero lo más importante es que se trata de un peso no suspendido.

 

Aunque parezca mentira, un espiral de plástico reforzado con fibra de vidrio es capaz de absorber muy bien las cargas de torsión. El núcleo del espiral es de estas fibras, enlazadas en forma de hélice impregnadas con resina epoxi. Una máquina envuelve este núcleo, de apenas unos pocos milímetros de diámetro, con fibras adicionales entrelazadas en ángulos alternos de 45 grados respecto al eje longitudinal. Las cargas torsionales se convierten en estas fibras en cargas de tracción y compresión.

 

La fase siguiente en la producción del “alambre” con el que se fabrica el espiral consiste en enrollar con este componente de fibra de vidrio mientras todavía está blando un núcleo de una aleación metálica con un bajo punto de fusión. Este núcleo sería el negativo del espiral terminado. El material FRP se endurece en un horno calentándolo a una temperatura de más de 100 grados, de forma que el núcleo metálico se derrite. Este es el proceso utilizado actualmente para fabricar prototipos.

 

Más adelante, el proceso a gran escala será mucho más rápido y más eficiente, alcanzando el millón de muelles anualmente. Los nuevos espirales de FRP debutarán antes de finales de 2012 en el Audi R8 e-tron de propulsión eléctrica. Durante 2013, se introducirán paso a paso en modelos Audi de gran volumen, de tamaño medio y grande. Actualmente se están llevando a cabo ciclos de pruebas en dispositivos especiales, cada uno impone cargas en el muelle equivalente a unos 300.000 kilómetros.

Clínicas de conducción 4x4

Servicios para empresas

Salidas de Pesca

Canal de Video