Crisis del mercado Diesel: una oferta que se contrae

Imprimir
PDF

 

 

En los últimos años es notable el cambio que hubo en el mercado en la oferta de motores en cuanto al tipo de combustible. Desde el boom del gasoil en la década del noventa, cuando proliferaron los modelos Diesel a la sombra de un consumo notablemente mejor y un precio sensiblemente más barato, varias condiciones hicieron que hoy los motores nafteros sean la mejor opción, y en la mayoría de las casos la única.
Para comenzar, contabilizamos la cantidad de opciones que había de comprarse un auto con motor Diesel los últimos tres años: en 2009 había más de 100, en 2010 se redujo a 87 y hoy en día quedan tan sólo unos 60 y sigue en contracción

 



¿Pero cómo se llegó a este número?

Vamos a mencionar algunos ejemplos.

 


Supongamos el caso de Renault. En 2009 teníamos el Sandero, el Logan, el Symbol, el Clio 4 puertas y la Kangoo con el motor 1.5 dCi de 65 CV. Si bien se trata del mismo motor, sumaban cinco opciones. Si a esto se le agrega el 1.9 dCi de 100 CV del Megáne I y de la Scénic, más el Mégane II con el 1.5 dCi de 100 CV, en total sumaban 8 variantes. En 2010 ya se dejaron de ofrecer el motor 1.9 de CV del Mégane I y de la Scénic, así como también el 1.5 de 65 CV en el Clio 4 puertas, de modo que en total quedaron 5.
En estos últimos días se discontinuó el motor 1.5 dCi tanto en el Sandero como en el Logan, de la misma manera que meses atrás se dejó de vender el Mégane II, por lo que hoy en día la oferta de motores Diesel de Renault es de 2 opciones. En algunas marcas, el mismo modelo tiene más de una opción de motor Diesel, y en ese caso cuenta doble o triple según sea la cantidad de motores posibles. Otra aclaración importante es que no se tuvieron en cuenta los vehículos utilitarios ya es estos en su inmensa mayoría siempre tienen motores Diesel, y la oferta en este segmento no tuvo variaciones sensibles en los últimos años.
Haciendo un análisis marca por marca, vemos que, casualmente, Renault es una de las que más mermó en cuanto a la oferta de motores Diesel desde 2009 hasta hoy, pasando de 8 a sólo 2. Otro caso notable es el de Alfa Romeo que tenía cuatro en 2009 y ya en 2010 anuló completamente su gama de gasoleros. Peugeot pasó de 11 opciones a 6, Seat de cinco a una sola y Volkswagen de 14 a 6. Salvo Mercedes-Benz que redujo a la mitad su oferta gasolera y Volvo que pasó de tres a una, las marcas Premium como Audi, BMW, Land Rover y las coreanas Hyundai y Kia mantuvieron su oferta en términos generales. En tanto, Porsche sumó el Cayenne.

 

Dentro de las generalistas, es para destacar lo de Ford que mantuvo una nutrida oferta casi sin bajas, al igual que Citroën (de 7 a 6). Distinto es el caso de Fiat, que desde 2009 a esta parte mantuvo la cantidad de motores, pero se trata de uno solo, y es el Punto 1.3 JTD, que encima lamentablemente acaba de ser discontinuado hasta tanto se ajuste a los nuevos requisitos de la norma Euro 4 que comenzó a regir en el país a partir de este año. Sin embargo, sí se sigue ofreciendo en la Strada (ya desde el año pasado), de modo que desde 2009 hasta hoy, mantiene una opción de modelo con motor Diesel. Si bien la Strada es un utilitario, lo contabilizamos porque está dentro de un segmento donde nadie tiene impulsores gasoleros y aparte es una reciente incorporación. Chevrolet se anima y sumará la versión gasolera del Cruze.
La única marca que aumentó su oferta fue BMW que pasó de 5 a 6, ya que la nueva Serie 5 ahora ofrece dos variantes y además se le sumó un nuevo modelo, el X1 que trae un motor 2.0 de 177 CV, aunque el Serie 7 viene ahora sólo en versión nafta. La marca que actualmente ofrece más variantes Diesel es Audi con 8.


VERDAD CONSECUENCIA
Esta notable retracción en el mercado Diesel no es casualidad, sino que tiene razones de peso y que por otra parte están bien a la vista.
Por un lado, lo más obvio. En la década del noventa el precio del gasoil era casi de la mitad que el de la nafta súper. Sumado a que el gasto de los motores Diesel es mucho menor, el tema del ahorro fue decisivo a la hora de la elección durante muchos años. En julio de 2002 el litro de gasoil estaba 1,089 $/litro y el de la nafta estaba 1,544 $/litro.
Pero a partir de ese año, luego de la devaluación, el precio de ambos combustibles comenzó a equipararse y hoy el gasoil está a 3,019 $/litro y la súper 3,501 $/litro, una diferencia poco apreciable. Mas aun cuando la super ya comienza a despedirse y el combustible premium cotiza en alza.
 

Pero no es la única razón. A los motores Diesel se les había hecho la fama de ser robustos y resistentes, lo cual era cierto, en parte por su menor régimen de revoluciones. Pero con el correr de los años la tecnología de los motores fue avanzando en pos de mejorar el rendimiento y disminuir las emisiones de gases. Pero para que esto sea posible, los combustibles debieron adaptarse porque bajo las nuevas condiciones de funcionamiento el alto contenido de azufre resultaba letal para la mecánica. Todo esto sucedió, pero en Europa, y no en la Argentina donde el gasoil barato siguió teniendo altas concentraciones de azufre y los motores de fabricación regional casi no tuvieron mejoras de ningún tipo.
Esto hizo que los modelos Diesel importados o regionales pero más modernos tuvieran grandes problemas de mantenimiento hasta que se regularizó la provisión del gasoil llamado Premium, aunque por él se debe pagar más que por la nafta súper. Todo esto desalentó la compra de este tipo de mecánicas. Por último, con la exigencia del cumplimiento de la norma Euro 4 a partir de este año muchas terminales decidieron cortar por lo sano y directamente descartar la oferta Diesel en virtud de las dificultades para ajustarse a la ley. Algunos se están amoldando como es el caso del grupo PSA...

Clínicas de conducción 4x4

Servicios para empresas

Salidas de Pesca

Canal de Video