Grand Cherokee: lejos de las bases, cerca de la tecnología

Imprimir
PDF

 

La cuarta generación de este SUV que siempre se destacó por su comportamiento  todoterreno adoptó una suspensión trasera independiente más propicia para el asfalto que para un todoterreno, pero cuenta con una interesante suspensión neumática, entre otras de las soluciones con la que la ingeniería pretende suplir el alejamiento de las bases. La tecnología mata galán.

No podemos negar que nuestras visitas a Pinamar durante enero fueron bien productivas. Además del Citroën DS3, Agile Wi-Fi y el Smart, cuyas notas ya te mostramos y podes encontrar en la sección Autos Primera Mirada, pudimos tener un primer contacto nada más y nada menos que con el flamante Jeep Grand Cherokee, otro de los lanzamientos más esperados para este 2011.



La cita fue el “Park Off Road”, una pista de máxima exigencia que Jeep montó a la vera de la ruta 11 entre Cariló y Villa Gesel. Allí, además de contar con vehículos de prueba de toda la gama, nos estaba esperando una unidad de la nueva generación del Grand Cherokee, aún sin patentar, que la marca prestaba a potenciales clientes y medios periodísticos.

Una rampa de máxima pendiente, pasarelas con desniveles y alturas cruzadas, tramos de médanos con arena blanda o planos laterales de gran inclinación fueron algunas de las dificultades para poner a prueba el comportamiento de la nueva Grand Cherokee que pese al paso de las generaciones (ésta es la cuarta) y la casi inevitable incorporación de tecnología, sigue siendo uno de los SUV con mejor desempeño 4x4.


El Jeep Grand Cherokee 2011 es un vehículo totalmente nuevo, y no sólo en el diseño de su carrocería, sino también por la configuración del chasis y la adopción de un motor más moderno y eficiente, quizás uno de los puntos más conflictivos de las anteriores generaciones.

Pese a que en Europa hay uno más potente (352 CV) a la Argentina llegará con una única variante de motor. Se trata de un V6 naftero Pentastar de 3,6 litros y 286 CV con doble árbol de levas, 4 válvulas por cilindro y distribución variable. La caja es automática de cinco velocidades con función manual. La marca acusa oficialmente una velocidad máxima de 195 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos y un consumo urbano de 14,7 l/100 km.

 


Una de las grandes novedades de la nueva Grand Cherokee es que se trata del primer modelo de Jeep en incorporar una suspensión con resortes neumáticos, denominada Quadra Lift, que permite variar el despeje desde los 17 hasta los 27 cm. En nuestro país este sistema es algo así como un opcional, es decir, se venderán dos versiones idénticas desde el punto de vista motor/caja/transmisión, pero una tendrá el Quadra Lift y la otra no.

Pero este no es el único cambio importante en el chasis (de bastidor autoportante igual que al anterior), puesto que Jeep abandona con esta nueva generación el eje rígido trasero que tenía el modelo 2008 y adopta por una suspensión independiente de paralelogramo deformable. Esta modificación, en los papeles, mejora el comportamiento en ruta y el confort de marcha, pero reduce el recorrido de suspensión y resigna un poco en el fuera de ruta. En Jeep dicen que esto se ve compensado por la mayor dotación tecnológica al servicio del 4x4, pero, si nos dan a elegir, preferimos que la rueda apoye. A su favor, hay que reconocer que gracias a la suspensión neumática de altura variable, mejoraron los ángulos característicos.

 


Y hablando de dotación tecnológica, el sistema de tracción 4x4 que tiene el Grand Cherokee es el Quadra-Trac II, que en condiciones normales envía un 40% del par al eje delantero. Cuenta con un solo diferencial (central) con embrague multidisco que regula la fuerza de las ruedas delanteras y traseras según demanda mientras que los controles de tracción y estabilidad se encargan de frenar las ruedas que patinan en cada eje.

Al activar la reductora, que ya no se activa mediante una palanca sino mediante un botón, el diferencial se bloquea. En Europa y Estados Unidos ya está disponible el sistema de tracción denominado Quadra Drive II, más evolucionado, que funciona como el Quadra-Trac II pero además tiene diferenciales autoblocantes en los ejes delantero y trasero, mucho más efectivos que la electrónica.

Otra de las novedades es el llamado Selec-Terrain, una perilla ubicada en la consola al lado de la palanca de cambios, junto a los controles de ascenso y descenso y de activación de la baja, a través del cual se puede seleccionar el tipo de superficie por la que se circula para que la electrónica ajuste el funcionamiento de distintos elementos como motor, transmisión, control de tracción, suspensión y frenos. Las opciones son “Auto” (automático), “Sand/Mud” (arena o barro), “Sport” (deportivo), “Snow” (nieve) y “Rock” (piedras).

El nuevo Grand Cherokee es más grande: tiene 4,5 cm más de largo y una distancia entre ejes 14 cm mayor, lo que redunda en una encomiable habitabilidad trasera (sumado a los respaldos que se reclinan 24°). El baúl de 1.030 dm3 también creció de tamaño y tiene un doble fondo con dos compartimentos extraíbles para guardar cosas, además de la rueda de auxilio que antes iba en el exterior.

Estéticamente resalta la vuelta a las ópticas rectangulares (por cierto de reducido tamaño), abandonando el formato circular de la generación anterior. En el interior cambió el tablero, el volante y la plancha central. La calidad de materiales y la insonorización son algunas de las virtudes del nuevo Grand Cherokee.

Entre el equipamiento más destacado figura airbags frontales, laterales (delanteros y traseros), de cortina y de rodilla para el conductor, apertura de puertas a distancia y por proximidad, ayuda al arranque en pendiente, Bluetooth, butacas calefaccionadas eléctricas con memorias, cámara de visión trasera, control de descenso, de tracción y de estabilidad, control de presión de neumáticos, reproductor de CD/MP3/DVD, disco rígido de 30 GB, faros de xenón, pantalla táctil de 6,5”, tapizado de cuero y techo corredizo eléctrico.

El Grand Cherokee 2011 llegará en abril con una sola variante de equipamiento (Limited), y con el motor y la caja ya mencionados. El precio será de 66.000 dólares para la variante con suspensión estándar y de 68.000 dólares para que el viene con la suspensión neumática Quadra Lift.

Para hablar de los rivales hay que pensar en modelos con motor naftero y reductora, un elemento en lenta y triste retirada. Están entonces la Toyota Land Cruiser y el nuevo Volkswagen Touareg, ambos considerablemente más caros, y la Kia Mohave, cuya única versión cuesta nada menos que 10 mil dólares menos, pero tiene menos equipamiento.

 

 

Clínicas de conducción 4x4

Servicios para empresas

Salidas de Pesca

Canal de Video