¿Qué debo hacerle a mi nuevo vehículo usado?

Imprimir
PDF
Cuando compramos un vehículo siempre sentimos la necesidad de mejorar algo de su situación, cambiar el aceite, lavar el motor o los tapizados, cambiar las correas y demás cuestiones que a veces más que una mejora termina resultando un problema. Por tal motivo antes de decidir qué es lo que vamos a hacerle a nuestro vehículo, es necesario hacer una lista de prioridades, las cuales son: 
1º LA SEGURIDAD
  2º EL CUIDADO MECÁNICO
3º LA ESTÉTICA

 

 

 

 

 

1º SEGURIDAD  

El principio básico a tener en cuenta al decidir reparar o mejorar nuestro vehículo es, el estado de los neumáticos.Esto es fundamental en nuestra seguridad, no solo tenemos que tener en cuenta el desgaste del dibujo de la banda de rodamiento, que los mismos no estén resecos, deformados, ni vencidos ya que todo neumático tiene una fecha de vencimiento la misma es de cinco años como máximo y está indicada la fecha de fabricación sobre la banda lateral de los mismos.

 

      
Otro punto a tener en cuenta son los frenos, las pastillas de freno deben tener espesor y NO producir chillidos a la hora de frenar, así como en el momento del frenado nuestro vehículo debe de continuar en la misma trayectoria en que venía, NO deber cambiar el sentido ni hacia la izquierda, ni hacia la derecha, esto indica problemas en el sistema de freno.

Los discos de freno deben estar planos sin marca alguna, ni surcos en los mismos, el recorrido del freno de mano debe de ser corto al accionar el mismo.

 

 

   

 

 

También debemos tener en cuenta, que el líquido de freno debe cambiarse cada dos años como máximo y que el nivel de este debe siempre permanecer entre el mínimo y el máximo.

 

 

   

 

 

2º EL CUIDADO MECANICO  

Siempre que compramos un nuevo vehículo debemos de sustituir todos los fluidos y filtros del mismo.

 

        

 

 

Aceite de motor, aceite de caja, aceite de caja de transferencia,  aceite de ambos diferenciales y los aditivos recomendados por la fábrica para cada modelo de vehículo, líquido refrigerante, líquido de freno, líquido de dirección hidráulica, líquido de caja automática, Filtro de aceite, combustible, aire, de caja automática y filtro de polen del aire acondicionado, así mismo como el nivel de aceite del compresor del aire acondicionado.

 

 

 

     

 

 

También es fundamental reemplazar las correas y sus tensores, tengamos en cuenta que si las correas fueron cambiadas recientemente y no han cambiado tensores o en su defecto la tensión de la misma es incorrecta, el resultado final es el mismo o peor que si no hubiesen cambiado las correas.

 

 
        
   

Así como también es sumamente importante el estado de las bujías, batería y por qué no también revisar el estado de la fusilera, siempre en una emergencia cuando vamos a ella, nos encontramos con sorpresas.

 

 
   
 
    

Chequear el tren delantero, extremos, bujes, parrilla, si nuestra dirección tiene juego en su movimiento, esto es algo muy común con el uso.

 

 

   
  
 La doble tracción.
Acá tenemos todo un tema, lo básico es probar nuestro vehículo en 1ª de baja sobre un terreno apropiado (tierra, arena, etc.) NO sobre el asfalto y prestarle mucha atención a los ruidos, movimiento de la palanca de cambios (esta NO debe tener movimiento en su marcha), etc.

 

 

 

 

 

3º LA ESTETICA
 No siempre lavar es mejorar nuestro vehículo, hay que tener muy claro que es lo que se lava y como debe hacerse.

Es muy común caer en el error de lavar el motor con vapor o agua a presión, de tener que lavar nuestro motor debemos de saber y tener muy en cuenta que los motores de nueva tecnología traen muchos componentes electrónicos, los cuales se dañan irremediablemente o sea que si estos se humedecen nos pueden llegar a traer muchos dolores de cabeza. Motivo por el cual los manuales de los usuarios desaconsejan el lavado de motor.

Lo ideal y seguro es que la limpieza del motor la realice un técnico mecánico.

 

     

Otro gran errores es lavar los tapizados con agua ya que la humedad penetra en el interior del tapizado, deteriorando así sus componentes (generando feos olores).La limpieza debe de realizarse “En Seco” con un producto apropiado o lo más seguro llevándolo a limpiar a un lavadero especializado.

 

 

  

 

 
Ahora sí, tan solo nos queda disfrutar nuestro vehículo.