Imprimir
PDF

 

 

 

Peligros del manejo en la noche

Aunque las estadísticas indican que los accidentes en horario nocturno son menos que durante el día, lo cierto es que, por lo general, tienen consecuencias muy graves.La inexperiencia en el manejo de noche, la fatiga, los impactos contra animales sueltos, las conductas inadecuadas y el pobre mantenimiento (la falta de algunas luces o la incorrecta alineación de los faros) son las principales causa de estos accidentes nocturnos.

En la noche hay menos tiempo para anticipar una situación sorpresiva; por lo tanto, las reacciones son tardías. Además, la iluminación de los faros alcanza unos 35 metros, lo que limita la visibilidad y modifica la percepción del entorno. La fatiga y el sueño son los enemigos máximos del conductor noctámbulo. El cuerpo rompe con su ciclo de vigilia y sueño, el ritmo de marcha suele ser más monótono, el exceso de calefacción y una incorrecta ventilación producen el sueño blanco, en el que el conductor permanece con los ojos abiertos, pero dormido.

De noche baje la velocidad, para tener más tiempo de reacción.

Deténgase cada 150 a 200 km, o cada dos horas.

No tome medicamentos que generen somnolencia.

Coma liviano, no ingiera alcohol y tome mucha agua. La deshidratación produce decaimiento.

Ventile adecuadamente el habitáculo.

Si tiene sueño y no tiene la seguridad absoluta de poder vencerlo, deténgase y descanse.

No encandile al vehículo que circula de frente (baje las altas o faros auxiliares antiniebla). No mire las luces del vehículo que se cruza: dirija su vista hacia la derecha.

Conduzca con el parabrisas limpio por dentro y por fuera. Es más relajado y seguro porque aumenta la visibilidad.

Limpie el cristal de los faros y luces. Es bueno ver y ser visto.
Si el vehículo que viene en sentido contrario trae las luces largas y no las baja, no haga una lucha de luces, porque puede derivar en una situación muy peligrosa. Reduzca la velocidad y busque una vía de escape hacia su banquina en caso de que surja alguna acción sorpresiva.

En la ciudad, aunque la luz del semáforo le indique prioridad de paso verifique hacia ambos lados la actitud de otros conductores, peatones, ciclistas y motociclistas.

Baje la intensidad de la luz del tablero y trate de no encender la luz de cortesía ya que reduce la visión del conductor.

Fuente: La Nación/ VIC

 

Clínicas de conducción 4x4

Servicios para empresas

Salidas de Pesca

Canal de Video