Imprimir
PDF

Mi primer 4x4

 

SI EL IMPEDIMENTO PARA COMPRAR DE TU PRIMER 4X4 0 KM ES EL COSTO Y MIRÁS LOS MODELOS INDEFECTIBLEMENTE DESDE LA LISTA DE PRECIOS, LA OFERTA EXISTENTE EN LA PLAZA LOCAL NO ES MUY GENEROSA… SIN EMBARGO ENCONTRÁS VARIANTES, POSIBILIDADES Y, DE ACUERDO A TUS NECESIDADES, MUCHOS MODELOS “INTERMEDIOS” QUE -POR UN PRECIO RAZONABLE- TE PUEDEN BRINDAR EL TIPO DE SATISFACCIONES QUE BUSCÁS PARA GOZAR CON LA FAMILIA.

 

Llegó la hora finalmente. Vendiste tu usado, juntaste con esfuerzo o conseguiste prestada la diferencia que te faltaba y tomaste la decisión de dar el salto, dejar el “auto” y pasar a una “4x4”. A tu mujer la convenciste con el tema de la seguridad, el espacio, la versatilidad, los chicos… pero vos también te merecés un mimo y siempre soñaste con un vehículo para escaparte a la costa y poder “meterte” en la playa, ir al campo y no pensar si pasás o no o llevar a la familia a esquiar; estás dispuesto a disfrutar de manera más activa tu vehículo y tu vida. No querés correr un Camel Trophy, pero sí vivir un poco más de emoción. Lo del ego será tratado –o no- con tu analista.

Como no sabés casi nada de la materia off road preferís elegir un 4x4 0 km, con menos tecnología y equipamiento respecto de un usado, pero sin problemas, con todo a estrenar. Le escapás a un usado al que hay que escudriñarle la historia clínica, ver de dónde y quién viene y siempre genera un margen de duda.

En el mercado de hoy los precios que te damos son los de lista (chequeamos en la web de cada marca los descuentos puntuales que, en muchos casos, de temporales ya pasaron perennes y efectivos) y referencia. Única forma de no volverse loco, además –y entre nosotros-, ponernos a hacer un análisis donde enfrentar “0 Km versus Usado” en un contexto donde los nuevos se venden con descuentos increíbles y los usados no tienen ninguna escala razonable de la cual tomarse. Meterse en esa cuestión es poco menos que tratar de entender como hace Moreno para cerrar los números del Indec. Como decía el maestro Atahualpa… (y si no fue él, que disculpe) despacito y por la piedras.

El primer punto que tenés que saber es que en la pirámide inicial de precios vas a encontrar vehículos sin grandes complicaciones tecnológicas y con sistemas de tracción de los que denominamos “easy” (fácil) donde el vehículo -con distinto grado de complejidad, de acuerdo al precio- generalmente “hace todo sólo”.

Primer punto a favor: no hay que alarmarse por un mundo palancas o botones a descubrir; de hecho en la última década los avances tienden a desligar al conductor de mayores responsabilidades y resuelven directamente la mejor opción de acuerdo a la circunstancia.

 

Desterramos de cuajo de este análisis y categoría –más que nada por el enfoque- todos los pseudo off road o todo terreno de cotillón (Sandero Stepway, Volkswagen Crossfox, etc.) derivados directamente de autos “normales”. Sí dejamos un párrafo especial, en un sentido de estricta justicia unilateral y sin que siente jurisprudencia, a un puñado de modelos al que consideramos que, sin ser 4x4, pueden aparecer como una opción válida a tu búsqueda.

 

Dos cuestiones a tener en cuenta: Tomamos como referencia un valor de dólar de $3,77 para equilibrar las balanzas y como techo un valor de u$s 33.000 que nos parece una cifra adecuada al no quedar tan despegada de los más accesibles del segmento y es un poco la bisagra sobre la que despegan todos los importados de ahí en más. En base a estas condiciones, sin repetir y sin soplar, te ordenamos por precio de los 4x4 más accesibles que –hoy por hoy- podés darte el lujo de estrenar en tu garage.

 

 

 

 

1- Ford EcoSport 4WD 2.0 XLT Plus $88.929

“El” fenómeno del segmento, el producto a batir, el que inauguró el segmento y al que todavía no le salió rival por estas playas. Pero debemos ser puntillosos en un aspecto para no vender peces de colores: más del 95% del volumen de ventas de este modelo corresponde a la suma de las variantes 4x2 o tracción simple. Como nosotros nos abocamos hoy a los 4x4, lo cierto es que el SUV compacto del óvalo parce como la primera variante lista de precios en mano.

El EcoSport es un compacto que permite alojar cuatro personas con ductilidad, el último restyling le cayó bien y con poco los ingenieros brasileros logaron refrescarle la mirada. La versión 4WD corresponde a una terminación full y tiene una sola opción de motor, la más potente de la gama: decimos un impulsor de cuatro cilindros naftero de 143 CV (6.000 rpm), multivalvular, que fue utilizado en varios modelos (inclusive Mondeo) y tiene un buen margen de potencia al que ayuda una correcta relación precio-potencia. A regímenes bajos luce algo desangelado y exige pie derecho con autoridad.

 

 

 

 

 

Ahí está parte del encanto de este light: dinámicamente es muy divertido, ágil y ofrece buenas prestaciones. El interior, si bien mejoró bastante, no hace olvidar que se trata de un derivado directo del Fiesta. Se puso acento especial en algunos detalles (menores) para jerarquizarlo.

Si puntualizamos en el sistema de tracción, recurre a soluciones lógicas para su precio, sencillas de utilizar en el manejo y limitadas si el camino se pone feo y serio. Se denomina Control Trac II (similar al que en una época montaba el Escape) y se basa en un embrague multidisco (alojado junto al diferencial trasero) que trabaja on line con el ABS y el sensor de desaceleración G. A medida que el eje delantero comienza a perder adherencia y patinar este embrague comienza a pegarlos discos y el eje trasero comienza a “tener” vida. Como única opción de seteo manual, una tecla en el tablero permite bloquear ambos trenes al 50% pero sólo hasta 100 km/h. No permite circular (al menos sin daños) en tracción total sobre asfalto.

 

Velocidad Máxima declarada: 188 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 10,7 segundos

Consumo medio: 9,3 km/l

 

 

Por qué sí: cómodo en ciudad, de tamaño reducido y buena maniobrabilidad, motor muy interesante y buena dinámica. Afuera de la cinta gris, con cuidado y a velocidades reducidas puede ser una alternativa interesante.

Por qué no: No hay que exigirlo en situaciones para las que no fue pensado: cuando caliente el embrague central “queda” en simple. En ruta es un poco rumoroso y tiene una autonomía acotada.

 

 

 

 

2 - Suzuki Grand Vitara JIII $115.470 (bonificado)

Una de las últimas incorporaciones del segmento, que no tiene un apoyo publicitario muy fuerte para terminar de imponerlo. Es la última versión de este clásico japonés, conocido en estas playas desde los años 90.

Un dato determinante: tiene caja reductora (alta y baja) casi una extrañeza en esta categoría lo que le permite despegarse claramente del resto al potenciar sus cualidades off road. Goza de una garantía de 3 años o 100.000 km, y lleva un motor de 2,0 litros de cilindrada que eroga 140 CV.

El control del sistema de tracción se realiza a través de una perilla (chau palanca) que tiene cuatro posiciones: Neutral (para remolcarlo), 4H (tracción total según demanda), 4H LOCK (bloquea la tracción total para gozar de la máxima prestación) y 4L LOCK, baja o reductora para salir de los pasos más difíciles y aprovechar al máximo el torque del motor.

Respecto a la generación anterior ganó en dinamismo, seguridad y prestancia en ruta al adoptar un chasis monocasco en lugar del clásico de largueros (más resistente eso sí)

 

 

 

 

 

El equipamiento de confort y seguridad es el esperable de un importado de esta categoría: EBD, ABS, airbags laterales y de cabeza, cinco cinturones inerciales y apoyacabezas, totalmente idóneo para lo que ofrece la plaza local. En materia de confort también se defiende muy bien y suma como plus techo de cristal, tapizado de cuero y climatizador automático por sobre el estándar promedio. Donde este JIII marca puntos gordos es en la presentación interior: diría Alfredo Casero “muy de calidad”, además se nota que es de otra generación por lo funcional y moderno.

La potencia no sobra en relación con el peso y el hecho de mover siempre los dos ejes (más arrastre, fricción y consumo) pero permite tener una correcta performance para sus pretensiones familiares. Creció en tamaño y comodidad interior y también en capacidad de baúl (398 dm3). Ojo que el auxilio exterior no tiene traba.

 

Velocidad Máxima declarada: 175 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 12,5 segundos

Consumo medio: 10,1 km/l

 

Por qué sí: Es un auténtico 4x4, la presentación interior es de lo mejor así como la relación precio-equipamiento y el rediseño lo ubica como uno de los más modernos de plaza.

Por qué no: el motor asoma con lo justo, ofrece pocas opciones de gama y debería traer control de estabilidad y tracción.

 

 

 

 

 

 

3 - Chevrolet Blazer DLX 4x4 2.8 TDI $ 117.070

Un veterano (llegó en 2001) que está por despedirse de las listas de precios y sigue dando sus últimas batallas. Al analizar la Blazer lo más lógico es declarar de entrada que deriva de manera directa y absoluta de la archiconocida S10 (mismo chasis, suspensiones y motor) con toso lo bueno y las contras que ello acarrea.

Empezamos por lo que nos gustó: el andar se parece (por lo áspero en ciudad y lo más “suceptible” en ruta al tener hojas de elásticos como sistema de suspensión trasero) al de un utilitario de trabajo que a un 4x4 familiar. El interior a pesar de mejoras y cambios goza de materiales más pensados para durar en el campo que para ofrecer suavidad y confort; no te seduce por diseño ni por presentación. Si el uso va a ser sólo ciudadano y para llevar los chicos al cole no te a terminar convenciendo. Las cuentas de este Chevrolet tienen otro color cuando se lo usa como un verdadero polifuncional.

En contrapartida las virtudes afloran sin rascar mucho: sólida, aguantadora, ideal para usar también con fines laborales y económica de mantener: por más que le pegués a todo no tenés porqué preocuparte.

 

 

 

 

 

Cuando pasamos la lupa por confort y seguridad (se destacan sólo ABS y doble airbag) recibe un aprobado sin rojos pero y tampoco sin brillos y, hay que decirlo, por tamaño y pinta debería recibir algunos mimos más. Se destaca por el espacio interior.

Tiene en condiciones normales tracción trasera (además con diferencial de deslizamiento limitado) al cual, a través de una perilla eléctrica que a veces se pone “quisquillosa”, se le acopla el eje delantero y si hay que echar manos del resto, la baja o reductora. Es el aparato ideal para meternos en terrenos complicado siempre y cuando no olvidemos que los recorridos de suspensión son limitados, al igual que el caucho original.

El motor (MWM Turbo Diesel de 2,8 litros y 140 CV) incorporó hace un tiempo un nuevo sistema de inyección electrónica: en sí es un clásico turbodiésel de muy buen torque, entrega bastante progresiva y consumos lógicos si no se tiene el pie derecho muy pesado. A mejorar tiene el nivel de vibraciones y ruidos que genera.

 

Velocidad Máxima declarada: 170 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 14,5 segundos

Consumo medio: 11,2 km/l

 

Por qué sí: Presenta una solidez y una fuerza motriz sin zonas oscuras, es espacioso y, a velocidades legales resulta ideal para llevar la familia de vacaciones. Endoble tracción se siente a sus anchas (comparada con sus rivales de precio) a pesar de algunas limitaciones en las suspensiones

Por qué no: El diseño está ya desactualizado y se encuentra en el fin de su ciclo comercial. Es un poco áspera en ciudad, tiene un radio de giro que le quita agilidad y el interior no disimula el paso de los años.

 

 

 

 

 

 

 

4 Kia Sportage 2.0 EX 4WD $ 119.509

Se trata de un vehículo desarrollado en forma paralela con el Hyundai Tucson y con el que comparte las principales definiciones de su arquitectura y mecánica. En Argentina y en particular con la competencia presenta una muy buena dote de seguridad; apela a un impulsor reconocido y probado de 142 CV obtener cifras interesantes, sobre todo en rendimiento, para su franja.

El sistema de doble tracción trabaja en virtud de las dificultades que leen los sensores del ABS y a partir de allí modifican la entrega de potencia. Hay mejores opciones pero en este segmento no es algo que sea determinante dado su uso. Si salimos del asfalto los límites los establecen los recorridos de rueda y el caucho, pensado para otorgar adherencia y baja rumorosidad en ruta. Si se cruzan los ejes es difícil que salga solo.

 

 

 

 

 

Buen espacio interior en relación a sus medidas exteriores y acento especial en la calidad de presentación. Propio de orientales, sin estridencias pero sin abandonar la sobriedad. Los ejes independientes le aseguran buena estabilidad direccional y un paso firme en curvas de radio abierto. En virajes cerrados aflora la tendencia subvirante de cualquier tracción delantera.

 

Velocidad Máxima declarada: 180 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 10,4 segundos

Consumo medio: 12,5 km/l

 

Por qué sí: Ágil y compacto es ideal para el uso diario sin sobresaltos, a la hora de la autopista propone un manejo muy relajado y seguro. Garantía muy respetable.

Por qué no: El motor aprueba con 7 pero dado el buen compromiso que logran los ejes no le caería mal una respuesta más vivaz. En materia de 4x4 se deben conocer sus limitaciones.

 

 

 

 

 

 

 

5 - Hyundai Tucson 2.0 4WD $122.250

El Tucson es un SUV urbano muy compacto, maniobrable, “bien paradito”, cómodo de conducir, que sobresale por un correcto dinamismo (más en las reacciones de los trenes de rodaje que en la respuesta motriz), muy buen equipamiento de seguridad (marcó la cancha en su época) y un interior que si bien no es súper elaborado está construido con esmero y esa sensación de duración eterna y sin ruidos que logran los orientales.

Apunta a un público joven y propone habitabilidad, funcionalidad, confort en ciudad y ruta y un poco de resto para dejar el asfalto sólo si es necesario. Sorprende por la habitabilidad trasera y el habitáculo muy luminoso con muchas guanteras, huecos, portaobjetos, ganchos, etc. En el listado de fábrica suma interesantes haberes como climatizador, techo eléctrico, ABS con EBD, dos airbags y control de tracción. Opcionalmente pueden pedirse hasta 6 airbags. El baúl es chico.

 

 

 

 

 

Lleva bajo el capot interesantes 142 CV con una franja de aprovechamiento pleno corta: empuja arriba de las 4.000 rpm… abajo es bastante lento, sobre todo en recuperaciones en cambios altos propios de la autopista o ruta. Eso sí es suave y progresivo.

En ciudad es un auto: delicado, fácil de mover y con consumos lógicos. Ayudan aquí y en desplazamientos ruteros las suspensiones independientes y la doble tracción que trabaja según demanda en buena conjunción con un chasis que luce equilibrado.

Para la tracción apela a un embrague central multidisco que reacciona a través de los sensores del ABS acortando un poco los patinamientos, la respuesta es prácticamente instantánea; si se pone áspero se desconecta el control de tracción. En dos líneas: un oriental de ley que se gana la amistad con el uso y brilla en el asfalto. En off road, con limitaciones, aporta un plus de diversión.

 

Velocidad Máxima declarada: 174 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 11,3 segundos

Consumo medio: 12,1 km/l

 

Por qué sí: lindo diseño, joven canchero y correcta habitabilidad combinada con un interior muy funcional. Suma puntos también por la relación precio-producto y el equipmento de seguridad.

Por qué no: la visibilidad trasera es limitada, el comando de caja un poco indeciso y las reacciones del motor podrán ser más vigorosas. Cuidado en el off road: el sistema de escape está muy expuesto.

 

Autor: Claudio F. Capace

 

 

 

 

Clínicas de conducción 4x4

Servicios para empresas

Salidas de Pesca

Canal de Video