ESPAÑA: Nueva Dacia Duster TCe 125 4x4

Imprimir
PDF

 

 El nuevo Dacia Duster llega no solo con una estética renovada, sino con un interior mejorado y una capacidad 4x4 muy digna.

En 2017, el Dacia Duster entró en el 'top ten' de los SUV más vendidos en España con casi 12.300 unidades. No está nada mal. Pero Dacia quiere subir más escalones y por eso ha remodelado su icono de los caminos. Pongo a prueba el Dacia Duster TCe 125 4x4.

Su aspecto es más robusto y, a la vez, más moderno. En su estética, siempre subjetiva, han llamado especial atención dos cosas: las branquias plásticas en el paragolpe delantero y, sobre todo, unos faros traseros, muy al estilo Jeep Renegade que le hacen un guiño a la aptitud offroad que, sin duda, posee.
Tracción total y capacidades offroad.



Por varias cosas. Para empezar, cuenta con una distancia al suelo de 21 cm, pero es que además, esta versión es la 4x4, es decir, con tracción integral conectable.

Por sus cualidades fuera del asfalto, que es donde creemos le puede sacar más partido. Su amortiguación está orientada a surcar kilómetros de caminos, provocando el menor sufrimiento a sus pasajeros, y la verdad es que, junto al mejor mullido y ergonomía de los asientos delanteros, lo consigue. Si pones en su pantalla central los relojes de indicación offroad, verás de lo que es capaz su tracción integral. Puedes girar su mando central y bloquear mecánicamente el diferencial central, para comprobar como puede subir pendientes de más de 35º o bajar por las mismas sin pérdidas de adherencia gracias al control de descenso que puedes activar desde su nueva y de calidad botonera central.

No tiene que ser fácil el obstáculo que lo pare, porque aunque no dispone de reductora, las cortas relaciones de su cambio manual de seis velocidades le permiten circular por estos abruptos terrenos con pasmosa facilidad. Y en ciudad, podrás salir de los semáforos en segunda, sin grandes problemas. 

 

Un motor para el día a día


Respecto a su mecánica, esta unidad de pruebas cuenta con el 1.2 TCe de gasolina y 125 CV, que tiene un rendimiento muy adecuado para este modelo. Su progresividad hace dudar de la existencia de un turbo, pero créeme, existe. Y, evidentemente, la mejor zona para sacar la quintaesencia de este motor es a partir de 4.000 rpm. Pero, tranquilo, estira hasta casi las 6.500, con lo que tienes mucho margen para comprobar lo bien y fácil que se mueve el Duster y sus 1.300 kg.

Por eso, aunque no sea un vehículo prestacional, sus cifras sorprenden. De 0 a 100 km/h en 11 segundos y recuperaciones de 60 a 100 en cuarta en menos de siete, hablan muy bien del motor... y del cambio.

 

Como hemos dicho, sus relaciones son cortas y esto facilita mucho aceleraciones y recuperaciones. ¿Y para un viaje? Tranquilo. Pulsa el botón ECO en esa botonera tan moderna tipo teclas de piano y verás como el ímpetu se reduce, pero su consumo también, para poder hacer cruceros con un gasto que no llegará a los siete litros cada cien kilómetros.

 

  un interior que ha ganado en calidad vista... y sentida. Sus materiales, a pesar de seguir abundando el plástico duro, han mejorado, así como los diferentes ajustes entre piezas.

 

Los asientos delanteros mejoran en comodidad, mientras que detrás se ganan algunos centímetros en anchura, pero echo de menos algo más de espacio para las piernas. Yo quizá se lo hubiera robado al maletero que, por cierto, en esta versión 4x4 cubica 411 litros (445 en el 4x2) con formas muy rectas y un suelo, aunque algo alto, casi plano al abatir los asientos traseros. Y en este acabado, el más alto y denominado Prestige,  no echarás de menos muchos elementos de equipamiento, aunque eso sí, por 252 euros, deberías montar la cámara multivisión para completar tus excursiones offroad. 

 

Clínicas de conducción 4x4

Servicios para empresas

Salidas de Pesca

Canal de Video