5 motivos para comprar un auto chino

Imprimir
PDF

 Las automotrices Lifan y Brilliance comenzarán a vender sus autos en la Argentina. Chery, aunque abandona Uruguay, se seguirá comercializando para aprovechar que es una de las pocas que crece en un mercado en crisis. Claves para desentrañar dudas y definir una compra.

Brilliance y Lifan anunciaron, prácticamente al mismo tiempo, la decisión de desembarcar en la Argentina. La primera lo hará fabricando en el país y la segunda importando sus modelos desde China y Uruguay. Las noticias no pasaron desapercibidas por varios motivos. Uno de ellos, porque la industria no atraviesa su mejor momento y todo hace pensar que pocos nuevos inversores mirarían este rincón del mundo hoy.

Por otro lado, porque los chinos no son los autos preferidos de los clientes argentinos, y ganar mercado cuando las ventas se contraen no es tarea sencilla.
Sin embargo el precio es un factor fundamental en el contexto actual, y ahí es donde los orientales toman la posta. “Son autos económicos, accesibles para la clase media y hay mucho mercado para crecer”, aseguró el economista Fausto Spottorno en una charla con Motriz.
En este contexto, repasamos cinco aspectos que podrá tener en cuenta el consumidor antes de comprar uno de estos modelos.

 

1. Vencer el estigma

Los autos chinos no tienen buena imagen. Es una mochila que los condiciona. Sin embargo la calidad ha ido mejoraron y sin dudas el trabajo que desde 2008 hace Chery en la Argentina dio sus resultados. La automotriz fue aggiornando los productos y los clientes empezaron a ver que, más allá de un auto barato, también avanza en diseño. Hoy las ventas crecen al 44%, cuando tradicionales como Renault caen al 48%.

2. El precio

El valor de estos autos sigue siendo un factor clave para los compradores, más con una inflación que incrementó el precio de los 0km un 60% promedio desde enero de 2014 hasta la actualidad. Y los chinos son autos baratos. Por ejemplo Chery, el único ejemplo concreto que hasta ahora se vende en el mercado, cuenta con la Tiggo como la opción más barata en su segmento, especialmente en la versión 4×4 full, con un valor que ya no existe en otras marcas de $234.000. También el pequeño QQ es la única alternativa que sobrevive entre todas las automotrices con un valor cercano a los $100.000. Después de este modelo no existe otro a tan bajo precio.

3. Más competencia

La tendencia global en la industria automotriz indica que, en los próximos años, la oferta de marcas chinas en países como la Argentina se irá incrementando. Esto se da porque son compañías que apuntan a países emergentes y además, en el caso de la elección local, tiene como ventaja fundamental que abre paso a todos los mercados del Mercosur. A mayor competencia mayor esfuerzo por ganar clientes con productos que valgan la pena.

 

4. Y más modelos

Esto impactará de lleno en la imagen de estas empresas que ya dejarán de verse como “sapo de otro charco”. La mayor competencia también las obligará a jugar más fuerte. Solamente con los proyectos que acaban de anunciarse la cantidad de modelos aumentará a casi diez productos chinos para elegir: Chery tiene Tiggo, QQ y Fulwin; Lifan va a comercializar el X60, Foison Mini Truck, Foison Furgón y, más adelante, un auto chico llamado 330, una evolución del 320. Brilliance durante la presentación en la secretaría de Industria se mostró con el modelo H530, un sedán mediano, pero seguro su apuesta va más allá.

5. Made in Argentina

Por último, la decisión de Brilliance de fabricar en el país más allá de vender los autos también es importante para la industria. Para ello, debe pasar una serie de requisitos que la certifiquen como fabricante y no como ensambladora. Y si lo logra, la ventaja fundamental es que, de esta manera, se evitarán trabas a las importaciones y se garantizará contar con un stock suficiente para atender la demanda. Lifan, por su parte, si bien piensa importar, ya desarrolló un programa de exportación de autopartes que también suma valor agregado al sector. Hoy pensar en el modo de evitar las trabas para traer los autos del exterior es un tema fundamental en los proyectos de las marcas.
 

¿Quién es quién?

 

 Chery: Se fundó en 1997 en la ciudad de Wuhu, China. Ofrece la más variada y amplia gama de modelos del mercado chino y exporta a más de 80 países. En 15 años se convirtió en el cuarto fabricante de autos de su país y el primero de capitales 100% chinos. A principios del 2007 Chery Automobile y el grupo argentino Socma firmaron un acuerdo para crear un empresa mixta con base en Uruguay, con el objetivo de fabricar vehículos destinados al mercado regional, donde se dio vida a la Tiggo y Face hasta su reciente cierre. Los autos se seguirán comercializando provenientes de otros mercados.

 

Brilliance: Pertenece al estado provincial de Liaoning, la séptima terminal más grande de China, productora también de vehículos comerciales bajo la marca Jinbei. Además, tiene un joint venture con BMW, para la cual produce en ese país modelos de las series 1, 3 y 5. Cuenta con seis plantas fuera de China, las más grandes en Egipto, Rusia e Irán y las restantes en Filipinas, Malasia y Corea del Norte. La terminal busca ahora un lugar en la Argentina. Para lograrlo, deben presentar un proyecto productivo integral. Desde aquí vendería al Mercosur, México, Chile, Perú y Colombia.



Lifan: Es una de las empresas de capital privado más grandes de China. Incluye, además de la producción de automóviles, vehículos comerciales, maquinaria, motocicletas y motores de motos. Tiene un pilar financiero, un sector inmobiliario, un club de fútbol y un centro de investigación y desarrollo. Es top 100 entre exportadores chinos y número uno entre las empresas privadas de Chongqing. Los vehículos ya han sido exportados a 50 países. Adicionalmente se han establecido 7 fábricas de montaje en Rusia, Azerbaiyán, Myanmar, Irán, Irak, Etiopía y Uruguay.
 

Fuente: motriz.info

Clínicas de conducción 4x4

Servicios para empresas

Salidas de Pesca

Canal de Video